Red Centroamericana de Centros de Pensamiento e Incidencia

Los Consejos del Fondo Monetario Internacional (FMI)

El FMI publicó a inicios de septiembre de 2012, su evaluación anual de la economía nicaragüense y una evaluación del programa del Servicio de Crédito Ampliado (SCA) del periodo 2007-11. Muchos elementos de dichas evaluaciones coinciden con el análisis y las recomendaciones de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (FUNIDES).

  • El FMI destaca el crecimiento económico favorable de los últimos dos años y reconoce la buena conducción macroeconómica del país. Sin embargo, también destaca la alta dependencia del apoyo externo, y la fragilidad ante choques externos adversos. Enfatiza particularmente el impacto negativo que tendría en la economía de Nicaragua una reducción repentina del apoyo venezolano y recomienda que el Gobierno nicaragüense  defina una estrategia para lidiar con esta posibilidad.
  • La consolidación fiscal debería ser uno de los pilares principales de la política económica del Gobierno de Nicaragua a fin de reducir la deuda pública, mitigar el impacto de choques adversos y permitir mayores niveles de inversión pública. Para lograr estos objetivos, el FMI recomienda que el Gobierno: 1) controle el crecimiento de la masa salarial del sector público y del gasto corriente en general; 2) amplíe la base tributaria reduciendo las exenciones y los tratamientos preferenciales; y 3) reforme la seguridad social que, bajo las políticas actuales, se volvería insolvente en el 2021.
  • El FMI reconoce que la política monetaria y el deslizamiento cambiario han contribuido a proteger las reservas internacionales y mantener la inflación a niveles similares al resto de la región. Para continuar fortaleciendo las reservas recomienda mantener la buena conducción macroeconómica y reducir la dependencia del petróleo en la generación de energía. También reconoce que el sistema financiero se mantiene sólido y que el Gobierno ha fortalecido la supervisión y la regulación bancaria. Recomienda, entre otros, más colaboración entre los supervisores de la región.
  • El FMI destaca que aunque en las dos últimas décadas Nicaragua ha recuperado la senda del crecimiento, este ha sido insuficiente para reducir en forma significativa la pobreza y la inequidad. Más aún, bajo las políticas actuales, el crecimiento potencial de la economía sería de alrededor del 4 por ciento, lo que continuaría siendo insuficiente para lograr estos objetivos.
  • Por lo tanto, tanto para el FMI como para FUNIDES, el mayor desafío que enfrenta Nicaragua es acelerar su crecimiento económico aumentando la productividad. Para ello el FMI recomienda: 1) fortalecer la institucionalidad (incluyendo los derechos de propiedad), la transparencia y el clima de negocios; 2) reducir las rigideces presupuestarias y aumentar la efectividad del gasto público incluyendo la educación; 3) reducir la informalidad que excede el 70 por ciento del empleo urbano, limita el crecimiento, y conduce a una sociedad menos equitativa; 4) mejorar la calidad de la educación primaria, secundaria y técnica; 5) establecer una estructura tarifaria de mediano plazo que garantice la solvencia del sector energético; y 6) mejorar la infraestructura, inclusive mediante asociaciones público-privadas dentro de un marco de consolidación fiscal. El FMI reconoce que para lograr estas reformas se requerirá un consenso nacional. De igual manera, FUNIDES ha venido promoviendo la construcción de una Visión de Nación, y ha propuesto una agenda de prioridades similar a la del FMI.

En síntesis, el FMI reconoce que el crecimiento económico de los dos últimos años ha sido favorable y que se ha avanzado en consolidar la estabilidad macroeconómica. Sin embargo también destaca que, debido a choques adversos y falta de compromiso, no se ha avanzado suficiente con las reformas estructurales necesarias para reducir la dependencia del exterior y acelerar el crecimiento económico y la reducción de la pobreza en Nicaragua. En su opinión, un nuevo programa contribuiría a consolidar los logros alcanzados y promover reformas, pero requeriría un mayor grado de compromiso de parte del Gobierno nicaragüense.

Cuando en el Directorio del FMI se analizaron los informes, el representante de Nicaragua indicó que el Gobierno coincidía con los mensajes principales, aunque no siempre con el mismo énfasis o bajo la misma perspectiva. Destacó, que el Gobierno estuvo plenamente comprometido con el programa anterior y que fue la crisis internacional del 2008-09 la que impidió más avance en reformas estructurales.

Confiamos por lo tanto en que el Gobierno y el FMI acuerden pronto un nuevo programa que promueva las reformas estructurales que necesitamos para mejorar el bienestar de todos los nicaragüenses.

Esta información fue retomada de un artículo escrito por el Director Ejecutivo de FUNIDES, Sr. Carlos G. Muñiz B., publicado en el periódico El Nuevo Diario, el 14 de Septiembre de 2012.